Marina Keegan (periodista y escritora) murió el 26 de mayo de 2012 en Dennis, Massachussets (EE UU). Tenía 22 años y acababa de graduarse en periodismo en Yale. De hecho, le esperaba un puesto en la prestigiosa revista The New Yorker en junio. Pero el destino quiso que el coche que conducía su novio, Michael Gocksch, se saliera de la carretera. Él no tuvo ni un rasguño. Ella murió en el acto.

En un artículo que escribió poco antes en el periódico de Yale comenta que los mejores años de nuestra vida son el resultado del arrepentimiento. Del debería haber hecho…, del si hubiera hecho…, del ojalá hubiera hecho… Porque el arrepentimiento está ahí. “Somos nuestros peores críticos y siempre nos decepcionamos. Dormimos demasiado. Procrastinamos. Vagueamos. Pero lo que tenemos que recordar es que todavía podemos hacer cualquier cosa. Podemos cambiar de rumbo. Podemos empezar de nuevo. Hacer un máster o empezar a escribir. Nos estamos graduando. Somos tan jóvenes. No podemos, no DEBEMOS perder esta sensación de que todo es posible. Porque, al fin y al cabo, es todo lo que tenemos“.

Es un consejo muy dirigido a la gente de su edad, pero todos podemos aprender de él. O de cómo remacha su columna: “Estamos en esto juntos, 2012. Vamos a hacer que pase algo en el mundo”.

Ella ya no podrá hacerlo nunca. A los que sí podemos, nos queda su legado. Ese texto simple pero poderoso que nos recuerda nuestras obligaciones en la vida: crecer, realizar. Y cambiar el mundo.

 

Fuente: The New York Times / ABC News

Sigue el debate comentando esta emoción

Deja un comentario

 
  1. #3 Luisael0*

    Nuestra vida está llena de arrepentimientos, cuanta verdad Jorge. El miedo es parte de nuestro caminar… muchas veces hasta que no pasa algo en nuestras vidas que nos motive a cambiar nuestro rumbo, no nos decidimos a aportar ese granito que todos podemos dar. Lo peor de todo es que el tiempo está pasando tan rápido y solos tan lentos en tomar decisiones que llegará el momento de mirar atrás y darnos cuenta que pudimos haber empezado antes.
    Gracias Jorge, Esto me ha motivado a realizar algunos cambios importantes en mi vida, AHORA!!!

    • #3.1 jorgepalacios

      A mi no, dale las gracias a la persona que lo escribió. Nos merecemoss ser felices así que búscalo porque la vida son dos días …

  2. #2 rociodl

    “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.
    Madre Teresa de Calcuta.

    Y es que a veces decimos las ilusiones son más que ilusiones, son sueños, pero nunca es tarde para alcanzarlos y empezar a construirlos o al menos interntar hacerlos, simplemente a esa ilusión, sueño hay que ponerle una pizca de entusiasmo, un poquito de pasión, gotas de perseverancia y una gran sonrisa de esperanza.
    Excelente artículo Jorge!!

  3. #1 Jorge Gonzales Salazar

    Si dedicáramos tan sólo una hora de nuestra vida diaria a pensar en cómo podríamos cambiar al mundo… Las personas se entenderían mejor y existiría mayor comprensión. Excelente artículo Jorge.

    • #1.1 jorgepalacios

      Si! y además, si después de pensar, pusiéramos acción para ello … seguro así cambiaríamos el mundo!. Do it amigo Jorge. Juntos podemos!. Un abrazo.