Cómo viven y mueren los animales: El holocausto animal

Por favor, deja a los animales fuera de tu plato

Si uno se da un paseo por google y por las redes sociales, e incluso trata de ver algún documental  sobre los animales criados para producción de alimento o vestimenta, o para investigación o entretenimiento, a uno se le eriza hasta el alma, esto debería herir la sensibilidad hasta de la persona más dura y menos empática del mundo: he visto gracias a cámaras ocultas dentro de mataderos las condiciones tan pésimas y anti-humanas en las que viven nuestros animales; he visto matanzas masivas de delfines; he visto canibalismo entre cerdos y pollos; he visto cómo despellejan zorros vivos … he visto el holocausto, el dolor extremo, la barbarie, el horror y la falta de libertad y total movimiento durante toda su vida, he visto impunidad total de los derechos de los animales. Se calcula que en torno a 54.000 millones de aves y 3.800 millones de mamíferos mueren anualmente en todo el mundo y pasan una vida de encierro y sufrimiento.

“La vanidad con la que el hombre hace su voluntad con los animales es el mismo ejemplo de las teorías racistas más radicales: El principio de que tener el poder, es tener la razón”.

Esto me demuestra como los animales han llegado a servir a nuestra humanidad y de cómo hemos sido unos verdaderos nazis en nuestro comportamiento con los animales. La mayoría de los animales disponen de un sistema nervioso central que les capacita para hacer análisis de su entorno y tomar decisiones. Aprenden de todo aquello que perciben del exterior a través de sus órganos sensoriales para decidir las acciones que van a tomar. Esto quiere decir que los animales sienten y son conscientes. Todo esto nos conduce a la conclusión de que los animales experimentan dolor, ansiedad y sufrimiento tanto físico como psicológico cuando se les mantiene en cautividad, cuando se les priva de libertad y cuando se encuentran en situaciones dolorosas. 

La publicidad de las industrias cárnica, láctea y del huevo es una perfecta maquinaria para mantenerte en la ignorancia del peor maltrato animal conocido. Mientras que en los anuncios se nos muestra a animales pastando o disfrutando del sol, cerca, muy cerca de nosotros la realidad se nos oculta tras los muros de cemento y hormigón de las granjas industriales.

La práctica totalidad de la carne, huevos y lácteos que son consumidos provienen de la ganadería industrial. La producción proveniente de ganadería ecológica es estadísticamente insignificante. Es hora de que descubras la realidad. Porque los consumidores tenemos derecho a saber qué prácticas llevan a cabo las industrias que tienen en sus manos las vidas de millones de animales tan sensibles y especiales como nuestros perros y gatos.

Así se ven desde el exterior las granjas industriales donde los animales nacen y son engordados. En este caso se trata de una granja industrial de cerdos. Las reminiscencias de estos gigantescos barracones son tenebrosas.

El interior es aún peor. En las naves destinadas al engorde, las cerdas son aisladas en jaulas tan pequeñas que apenas tienen espacio para moverse. Todo está pensado para convertir a los animales en máquinas de producir carne.

Imagen relacionada

Las vacas no corren mejor suerte. Además de ser inseminadas artificialmente una y otra vez y separadas de sus pequeños en cada parto, la industria láctea las convierte en máquinas de producir leche. Cuando el ritmo de producción de leche decrece son enviadas al matadero, aunque todavía les quedarían muchos años de vida por delante.

Resultado de imagen de Las vacas separadas de sus pequeños en cada parto, la industria láctea las convierte en máquinas de producir leche

La peor parte se la llevan los pollos. Estos frágiles y sensibles animales son los más maltratados por las industrias ganaderas. Al ser animales pequeños se necesitan muchos más para abastecer a los supermercados. 9 de cada 10 animales de granja consumidos en el mundo son pollos. La estadística es escalofriante. Las granjas industriales donde viven estos animales son terroríficas. Ni siquiera tienen ventanas. Jamás ven la luz del sol o pisan hierba fresca. Tras cuarenta días en la granja de engorde son enviados al matadero y sacrificados brutalmente siendo degollados cabeza abajo.

Resultado de imagen de pollos maltratados en granjas

Resultado de imagen de pollos maltratados en granjas

Las gallinas ponedoras sufren uno de los ciclos de explotación más crueles de todos los animales de granja. En las granjas industriales decenas de miles de estos animales viven en pequeñas jaulas junto a varias compañeras (hasta siete). Cada una cuenta con un espacio equivalente a un folio para vivir. A lo largo de su vida nunca verán la luz del sol y no podrán ni extender sus alas por falta de espacio.

Imagen relacionada

Si los animales, como hemos visto, tienen la capacidad de sentir el dolor y experimentar el sufrimiento ¿es legítimo hacerles sufrir? ¿por qué les dejamos fuera de nuestro ámbito de consideración moral? ¿aceptaríamos ese mismo trato para nosotros y nosotras?

Qué puedes hacer tú para ayudar a los animales

1. Toma la decisión de dejar de agredirles

Deja de usarlos como si fueran objetos o simple mercancía propiedad del ser humano. El veganismo es una postura ética ante esta situación, mediante la cual rechazamos consumir productos que provengan de los animales. No sólo en la alimentación (vegetariano), sino también en la ropa que compramos,en los productos de higiene y limpieza o cualquier otro artículo de consumo relacionado con la explotación de los animales o que haya sido testado en ellos. Decisiones que pueden conllevar el sufrimiento y la muerte de millones de animales en granjas, mataderos, laboratorios de experimentación, redes de pesca, plazas de toros, espectáculos con animales y tantos otros ámbitos de la vida en el que los animales son explotados desde el dí­a que nacen hasta su muerte. Es una postura ética que asume la responsabilidad de que los animales importan y tienen derechos.

Su vida es tan importante para ellos como la nuestra lo es para nosotr@s. Esto es lo que pasamos a reconocer cuando adoptamos un posicionamiento de respeto y no violencia en nuestra vida. ¿Por qué no hacerlo?

Imagen relacionadaZorros hacinados y sobrealimentados para producir más piel. Ayuda y apoya el final del sufrimiento

2. Apoya 

No conseguiremos que la situación que sufren los animales pueda cambiar si no logramos cambiar la mentalidad de la gente. Los animales seguirán acabando muertos y esclavizados si no sensibilizamos a otras personas. Sumate a colaborar con asociaciones, ONG,s y/o fundaciones animalistas. Necesitamos tu ayuda.
Durante tu vida, como un consumidor medio de productos animales, comerás el equivalente a decenas de vacas y cerdos, así como cientos de pollos. Por favor, considera ayudar a los animales de granja consumiendo alternativas a la carne. No consumas los productos que conllevan maltrato animal y así lanza un poderoso mensaje a las industrias cárnica, láctea y del huevoEstas granjas industriales son auténticos centros de reclusión para animales, fábricas de productos animales, y no acogedoras residencias donde los animales disfrutan, como nos inducen a pensar. 

Sigue el debate comentando esta emoción

Deja un comentario

 
  1. #1 Yo mismo

    Estoy en contra de los veganos. Estoy a favor del consumo mínimo de carne, sea del tipo que sea. La carne industrial, debido a las condiciones tan lamentables que tienen esos animales, su carne es pura grasa y con unos contaminantes debidos a la ansiedad y al mal trato. Estos animales son laboratorios andantes: Engorde, preñarlos artificialmente, usos de infinidad de antibióticos que luego van a repercutir en nosotros al comerlos. Somos tan ignorantes que esa carne, no debería usarse para consumo humano.

Top
Conecta conmigo

Conecta conmigo

Únete a la comunidad y recibe un correo cada vez que publiquemos nuevo contenido en la página. ¡Únete al cambio!

¡Gracias por unirte a la tribu!