Un segundo es suficiente tiempo para parpadear, sonreír o comenzar un abrazo. En un segundo también puede cambiar nuestro rumbo y dirigirnos hacia un lado u otro del camino. En un segundo, que es un instante de nuestra vida, nuestra vida puede dar un giro.

De ti, de tus decisiones en el día a día, depende en buena parte de los casos que ese segundo sea de oro o sea de barro.  Tu decisión en ese momento condicionará buena parte de tu vida. De tu futuro inmediato. Así que toma decisiones inteligentemente emocionales.

 

Sigue el debate comentando esta emoción

Deja un comentario